Juegos que arruinaron a sus franquicias

Cuánto nos gustan tanto las grandes sagas de videojuegos, fundamentalmente porque sabemos que, a pesar de que nos entristezca haber superado uno de sus juegos, nos da la posibilidad de seguir disfrutando de su historia y personajes. No obstante, como bien conocemos los aficionados a videojuegos, no todo es un camino de rosas.

A veces ocurre que una gran franquicia combinada por varios juegos lanza un nuevo título, que no termina de  llegar al nivel del resto, lo que hace que no se vuelvan a lanzar juegos nuevos, y entonces la franquicia en cuestión muera de forma irremediable. Y aunque pretendamos rescatarla años más tarde, siempre perpetuará en el recuerdo ese videojuego, por triste que esto suene.

¿Cuáles son algunos de estos casos?

Shemmue 2: Considerado hoy como una leyenda, el nombre Shenmue programa una alargada sombra en la gran historia de los videojuegos, y su tercera parte ha tenido una acogida estupenda por parte de los aficionados. Y no ha tardado tantísimos años en llegar porque Shenmue 2 fuera un malo, sino porque supuso un coste tal para Sega desorbitado.

Banjo-Kazooies: Nuts and volts: Esta saga triunfó mucho y por eso se recuerda con mucho cariño, pero en un plan del estudio por revitalizarse, lanzó en el año 2008 este juego, el cual fue criticado por sustituir la temática de plataformas por minijuegos de construcción, y supuso el destierro de Banjo y Kazooie.

Dino Crisis 3: Franquicia de gran éxito, con Dino Crisis 3, no se sabe por qué, pero los hechos se desarrollaban en una estación espacial invadida por dinosaurios mutantes. No sólo se criticó el cambio tan rudo de argumento, sino que además tenía unos controles vagamente ajustados, los ángulos de cámara eran malísimos y tenía un gameplay repetitivo. Sin duda fue una pena, pues nos encantaría ver otro nuevo Dino Crisis en la actual generación de videojuegos.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *